* Últimos mensajes

AACC por peltier.... conseguido por electric0
[Julio 05, 2016, 10:08:57 am]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Junio 07, 2015, 16:21:08 pm]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Abril 07, 2015, 19:10:14 pm]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Abril 07, 2015, 19:06:13 pm]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Abril 07, 2015, 18:41:16 pm]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Abril 07, 2015, 18:36:04 pm]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Abril 07, 2015, 18:31:58 pm]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Abril 07, 2015, 18:26:17 pm]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Abril 07, 2015, 18:19:33 pm]


Re:Nuevo foro - Economía y Jácara II por Stuyvesant
[Abril 07, 2015, 18:01:00 pm]


* Webs amigas


Autor Tema: EL IV REICH  (Leído 6455 veces)

Thor

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 128
  • -Recibidas: 158
  • Mensajes: 59
  • Nivel: 3
  • Thor Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #15 en: Noviembre 22, 2011, 01:42:20 am »
¿Y como anda la banca en el país de los seres de luz?:

Moody's Cuts 10 German Bank Ratings After Adjusting Support Assumptions

Moody's Cuts 10 German Bank Ratings After Adjusting Support Assumptions - WSJ.com


En alemania no hay seres de luz, de hecho hay mucha gente que vive en la pobreza o casi al borde de la pobreza, y lo que es peor esta gente tiene que soportar menos horas de luz en invierno y más frío que en españa.

Los alemanes hace ya tiempo que se ajustaron el cinturón, y por lo que yo he visto y convivido tienen un sentido del valor del dinero mucho más alto que españa, allí por decirlo así, "saben lo que vale un peine" (eso es la luz que tienen, ni más ni menos, un poco de sentido común) mi jefe por ejemplo con un A3 de segunda mano y cobrando una pasta. Ir en bici por ejemplo no se asocia a ser pobre y no tener para un coche, se comparten los billetes de tren para ahorrar y no gastar, y a nadie le molesta que le pregunten si puede viajar contigo. En parte envidian la vida del español por que la asocian a un bienestar que ellos hasta los más ricos no pueden alcanzar en su terruño.

Simplemente los alemanes de a pie (no todos evidentemente) saben renunciar más facilmente a cosas mas mundanas con respecto a los españoles, no se si es porque su moneda a lo largo del siglo siempre se ha revalorizado y por lo tanto les ha interesado siempre ahorrar, o si es por otra razón, pero no gastan tanto como nosotros.. o sus prioridades son diferentes.

ciberecovero

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 159
  • -Recibidas: 357
  • Mensajes: 85
  • Nivel: 6
  • ciberecovero Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #16 en: Noviembre 22, 2011, 02:54:43 am »
¿Y como anda la banca en el país de los seres de luz?

No hay seres de luz. Hay deudores y acreedores.

Si, si los personajes los tengo claros. Lo que no tengo tan claro es que actor representa a que personaje y por eso puse el cambalache del armamento entre varios protas del film.

ciberecovero

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 159
  • -Recibidas: 357
  • Mensajes: 85
  • Nivel: 6
  • ciberecovero Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #17 en: Noviembre 22, 2011, 03:12:06 am »
¿Y como anda la banca en el país de los seres de luz?:

Moody's Cuts 10 German Bank Ratings After Adjusting Support Assumptions

Moody's Cuts 10 German Bank Ratings After Adjusting Support Assumptions - WSJ.com


En alemania no hay seres de luz, de hecho hay mucha gente que vive en la pobreza o casi al borde de la pobreza, y lo que es peor esta gente tiene que soportar menos horas de luz en invierno y más frío que en españa.

Los alemanes hace ya tiempo que se ajustaron el cinturón, y por lo que yo he visto y convivido tienen un sentido del valor del dinero mucho más alto que españa, allí por decirlo así, "saben lo que vale un peine" (eso es la luz que tienen, ni más ni menos, un poco de sentido común) mi jefe por ejemplo con un A3 de segunda mano y cobrando una pasta. Ir en bici por ejemplo no se asocia a ser pobre y no tener para un coche, se comparten los billetes de tren para ahorrar y no gastar, y a nadie le molesta que le pregunten si puede viajar contigo. En parte envidian la vida del español por que la asocian a un bienestar que ellos hasta los más ricos no pueden alcanzar en su terruño.

Simplemente los alemanes de a pie (no todos evidentemente) saben renunciar más facilmente a cosas mas mundanas con respecto a los españoles, no se si es porque su moneda a lo largo del siglo siempre se ha revalorizado y por lo tanto les ha interesado siempre ahorrar, o si es por otra razón, pero no gastan tanto como nosotros.. o sus prioridades son diferentes.


Me parece que confundistes el próposito de esa expresión. Cuando me refiero a los seres de luz, lo hago como lo haría Nigel Farage con sus colegas y refiriendome al florecimiento de las hordas defensoras del "que me gobierne el alemán, que el español no vale" coincidente con el pistoletazo de salida a la representación de esta estafa global de la caida del pintoresco Lehman Brothers, con la que nos están nos obsequiando.

Así que es que me rompe las pelotas de la misma manera, que me robe uno con ascendencia latina, que un eslavo, pero no suelo dejarme llevar a una de las dos orillas del premeditado y fumigado adoctrinamiento sectario, sea este del tipo y color que sea.

Thor

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 128
  • -Recibidas: 158
  • Mensajes: 59
  • Nivel: 3
  • Thor Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #18 en: Noviembre 22, 2011, 12:37:46 pm »
Me parece que confundistes el próposito de esa expresión. Cuando me refiero a los seres de luz, lo hago como lo haría Nigel Farage con sus colegas y refiriendome al florecimiento de las hordas defensoras del "que me gobierne el alemán, que el español no vale" coincidente con el pistoletazo de salida a la representación de esta estafa global de la caida del pintoresco Lehman Brothers, con la que nos están nos obsequiando.

Así que es que me rompe las pelotas de la misma manera, que me robe uno con ascendencia latina, que un eslavo, pero no suelo dejarme llevar a una de las dos orillas del premeditado y fumigado adoctrinamiento sectario, sea este del tipo y color que sea.

Tienes toda la razón, lo que pasa es que en el anterior post me ceñí al alemán de clase media o baja, que lo va a pasar mal, porque sus clases dirigentes, va a degüello con los PIGS, caiga quien caiga, y si luego el contribuyente alemán tiene que pringar pues que pringue, eso sí, si inflaccionamos la masa vería eso como un atraco a mano armada y una traición de su gobierno pudiéndose rebelar y eso sí que no, ya que los alemanes están acostumbrados a ahorrar y no es cuestión de abrir la caja de pandora.

Yo creo que a las clases empresariales les importa un pito si el euro está fuerte o débil, ellos ganan igual.

Para mi entender esta situación genera en la masa del pueblo alemán un sentimiento de desprecio contra los PIGS resultado de un análisis de la situación incompleto.

Así es como lo veo: "Ellos", los alemanes los pobres y los ricos como VOLK nos prestan dinero, pero no se dan cuenta, porque la verdad, otra cosa no, pero poco razonables lo son, de que nos lo prestan para que sus clases empresariales se forren y sus clases políticas ganer poder, el pueblo llano recibe las migajas de un sueldo cuasi decente y refuerza su sentimiento común de superioridad, típico del alemán.
« última modificación: Noviembre 22, 2011, 12:43:56 pm por Thor »

ciberecovero

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 159
  • -Recibidas: 357
  • Mensajes: 85
  • Nivel: 6
  • ciberecovero Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #19 en: Noviembre 23, 2011, 00:15:18 am »
Las finanzas de Alemania no son tan saludables como parecen, según Der Spiegel

■"Incluso los países en crisis, como España, están en mejor forma", dice la revista
■La deuda nacional podría situarse por encima del límite de la Unión Europea



La revista Der Spiegel ataca en su web al propio gobierno alemán, al afirmar que a éste le gusta enorgullecerse de sus finanzas sólidas y situar al país como un verdadero refugio para los inversores. Sin embargo, según señala la publicación, la gestión presupuestaria de Alemania no es tan ejemplar, ya que la deuda nacional podría situarse por encima del límite de la UE. En algunos aspectos, cita la revista, las cuentas de Italia o España son mucho más saneadas.


"En realidad, las cuentas del gobierno alemán no son tan buenas como la canciller y el ministro de Hacienda nos quieren hacer creer" cita Der Spiegel. La forma en que se están desarrollando los acontecimientos sugiere que Alemania "no podrá mantener su posición como un modelo a seguir a largo plazo". En este sentido, la deuda pública con respecto al PIB supera ya el 80%, que "en comparación con otros países de la Unión Europea no es ejemplar", reconoce la publicación.
 
Cuando se trata de este ratio, "incluso los países en crisis, como España, están en mejor forma, con valores significativamente inferiores al 80%", indica Der Spiegel. Con esta clase de niveles, cada vez son más las voces críticas que se muestran irritados por la retórica y la excesiva confianza de Merkel y Schäuble, en un momento en que los defectos del auto-proclamado país modelo de Europa comienzan a aflorar .
 
El propio Jean-Claude Juncker, el primer ministro luxemburgués cuyo país tiene una relación de deuda-PIB de sólo el 20%, ha indicado que "el nivel de la deuda alemana es preocupante". El gobierno de Merkel ha indicado su intención de reducir su nivel de deuda hasta el 60%, aún así, la tarea se promete complicada dadas las circunstancias actuales.

¿Qué necesita Alemania?
 
Para lograr este objetivo en los próximos 10 años, "Alemania necesitaría un superávit primario del 2%" aseguró a Der Spiegel, Christian Breuer, un experto en finanzas del Instituto Ifo de Investigación Económica, con sede en Munich.

Thorsten Polleit, economista jefe de Barclays Capital Deutschland, considera que dicho superávit debe ser aún mayor, en un estudio no publicado. Así, un superávit primario del 2,7%, sería necesario para reducir el nivel de deuda hasta el 60% durante la próxima década. Además, señala que dicha cifra debería alcanzar el 4,7% si se quisiera lograr el mismo objetivo durante los próximos cinco años.

http://www.eleconomista.es/economia/noticias/3553209/11/11/Las-finanzas-alemanas-no-son-tan-saludables-como-parecen-segun-Der-Spiegel-.html

ciberecovero

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 159
  • -Recibidas: 357
  • Mensajes: 85
  • Nivel: 6
  • ciberecovero Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #20 en: Noviembre 28, 2011, 00:12:21 am »
Austeridad europea: ¿de nuevo 1931?
Fabian Lindner · · · · ·


En la actual crisis de la deuda, Alemania son los Estados Unidos de 1931. La historia alemana demuestra que forzar la caída de la economía de otros países no augura otra cosa que problemas en el futuro. 

Un país se enfrenta a un abismo económico: el gobierno se encuentra al borde de la bancarrota y pone en práctica feroces medidas políticas de austeridad; los empleados sufren grandes recortes salariales y los impuestos aumentan de forma drástica; la economía se desploma y se disparan las tasas de desempleo; la gente se pelea en la calle mientras se derrumban los bancos y el capital internacional huye del país. ¿Grecia en 2011? No, Alemania en 1931.

El jefe del gobierno no se llama Lucas Papadimos sino Heinrich Brüning. El "canciller del hambre" recorta por decreto el gasto público, ignorando al Parlamento, mientras el PIB cae sin fondo. Dos años más tarde Hitler llegará al poder, ocho años después comenzará la II Guerra Mundial. La situación política actual todavía es distinta, pero los paralelismos económicos son terroríficos.

Como en los actuales países de la crisis, el problema clave de Alemania radicaba en la deuda externa. Los EE. UU. eran el mayor acreedor de Alemania, las deudas alemanas se cifraban en dólares. Desde mediados de los años 20, su gobierno había ido pidiendo prestadas grandes sumas en el exterior para hacer frente a los gastos de las reparaciones de guerra destinados a Francia y Gran Bretaña. El crédito externo financió también los rugientes años veinte de Alemania, el boom económico posterior a la hiperinflación de 1923. Al igual que hoy España, Irlanda y Grecia, el auge de la década de 1920 se debió a una burbuja crediticia.

La burbuja reventó cuando los mercados financieros se hundieron en 1929. Los inversores y banqueros norteamericanos se vieron seriamente afectados, perdieron la confianza y redujeron sus riesgos, sobre todo sus inversiones en activos europeos. El flujo crediticio hacia Alemania, Austria y Hungría se detuvo de súbito. Los inversores norteamericanos no querían reichsmarks – la divisa alemana – sino dólares, una moneda que el Reichsbank alemán no podía imprimir. La retirada del dólar de Alemania – sobre todo de los depósitos bancarios alemanes – llevó rápidamente al agotamiento de las reservas de divisas del Reichsbank.

Para poder ganar dólares, Alemania tenía que convertir en superávit su enorme déficit por cuenta corriente. Pero como hoy los países de la crisis, Alemania se encontraba atrapada en un sistema de divisas con tasas de cambio fijas, el patrón oro, y no podía devaluar su moneda. Sin embargo, aun abandonando el patrón oro, el canciller Brüning y sus asesores económicos temían los efectos inflacionarios de una devaluación y una repetición de la hiperinflación de 1923.

Sin liquidez en dólares del exterior, la única manera en que podían darle la vuelta a la cuenta corriente era una feroz deflación de salarios y costes. En dos años, Brüning recortó el gasto público en un 30%. El canciller subió los impuestos y los gastos de seguridad social ante un desempleo y una pobreza crecientes. El PIB real cayó en un 8% en 1931 y en un 13% un año después, el paro subió hasta el 30% y el dinero siguió desparramándose fuera del país. La cuenta corriente pasó de un inmenso déficit a un pequeño superávit.

Pero no había suficientes dólares disponibles en los mercados del mundo. En 1939, el Congreso norteamericano había introducido el arancel Smoot-Hawley para impedir la entrada de importaciones. Los países con deuda en dólares quedaron aislados del mercado norteamericano y no pudieron seguir pagando sus deudas. La situación no mejoró cuando el presidente Hoover propuso una moratoria de un año para toda la deuda externa de Alemania. A la moratoria se opusieron Francia – que insistía en el pago de las reparaciones de guerra alemanas – y el Congreso norteamericano. Cuando el Congreso aprobó finalmente la moratoria en diciembre de 1931 era demasiado reducida y llegó demasiado tarde.

En el verano de 1931, los bancos alemanes comenzaron a fallar, llevando tanto a la contracción del crédito como a los enormes paquetes de ayuda pública para salvar a los bancos más grandes. Los bancos tuvieron que cerrar y el gobierno declaró la suspensión de pagos sobre sus deudas. La moratoria de Hoover y una política de expansión fiscal con Von Papen, sucesor de Brüning, llegaron demasiado tarde: las bancarrotas y el desempleo siguieron aumentando y los nazis ganaron terreno político.

Los paralelismos con la actual situación económica son aterradores: Grecia, Irlanda y Portugal tienen que aplicar feroces políticas de austeridad bajo presión de los países acreedores y los mercados financieros con el fin de transformar sus balances por cuenta corriente de déficit en superávit; el desempleo griego se encuentra en un 18%, el de Irlanda está en un 14% y el de Portugal en un 12%, el de España llega hasta el 22%. Y los que podrían ayudar no hacen lo suficiente: Alemania y los banqueros centrales alemanes exigen una austeridad drástica y sólo ofrecen a cambio consejos y ayuda insuficiente, demasiado poco, demasiado tarde, hoy igual que entonces.

Mucho se habría hecho por Alemania en 1931 si los EE. UU. – y también Francia – hubieran proporcionado la liquidez necesaria a los bancos alemanes y a su gobierno. Tal vez se hubiera podido evitar la radicalización política. Pero los EE. UU. estaban volviéndose aislacionistas. No querían implicarse en los desordenados asuntos de Europa.

Hoy desempeña Alemania el papel de los EE. UU. Tanto el parlamento como el gobierno dudan en proporcionar la ayuda necesaria para los países de la crisis: en el seno del FESF, Alemania está dispuesta a garantizar sólo hasta 211.000 millones de préstamos a los países de la crisis. Con esto no es suficiente. En 2008 las garantías para el sistema bancario alemán fueron de 480.000 millones.

Alemania insiste todavía en sus actuales superávits de cuenta corriente. Estos son, por definición, los déficits de los países de la crisis. Por lo tanto, no dejan que estos países puedan conseguir el dinero necesario para cubrir su deuda. Por ende, Alemania se opone ferozmente a créditos de liquidez por parte del BCE. Los economistas alemanes y los banqueros centrales justifican la pasividad del BCE por la amenaza de inflación. Pero mezclan las lecciones históricas de la hiperinflación de Alemania en 1923 con su crisis de deflación y desempleo de 1931.

Este error de juicio puede volverse fácilmente en contra: en toda Europa la reputación de Alemania va ya decayendo, aumentan de forma drástica las tensiones políticas en los países de la crisis con cifras inéditas de paro, y la ruptura cada vez más probable de la eurozona amenazaría la economía de Alemania, especialmente sus bancos y exportaciones.

Los EE. UU. aprendieron duramente la lección de que debían hacerse responsables de la estabilidad económica mundial. La II Guerra Mundial fue una de las consecuencias de la crisis de 1930 que podrían haberse evitado.

Después de haber fracasado a la hora de estabilizar el sistema económico mundial a principios de los años 30, para 1945 los EE. UU. habían aprendido que sólo la cooperación económica podía llevar a un mundo próspero y en paz. Mediante el Plan Marshall y la apertura de sus mercados a las exportaciones europeas, permitieron a Europa reconstruir su destruida economía. Mientras tanto, los exportadores norteamericanos aprovecharon el ansia europea de inversiones y bienes de consumo.

Hasta principios de los años 70 del pasado siglo, los EE. UU. dirigieron el sistema de comercio y divisas internacionales – el sistema de Bretton Woods –, garantizando así la prosperidad económica, un libre mercado con equidad social y, de este modo, los requisitos económicos previos de la socialdemocracia.

Tanto la opinión pública como los políticos de Alemania deberían aprender de la historia. La solidaridad con los países de la crisis va a largo plazo en interés de Alemania. El gobierno alemán debería dejar de abusar de su poder de dictar el declive económico a otras naciones. La alternativa es el estancamiento económico y el aumento de las tensiones entre las naciones europeas. Aún resuena el veredicto: los que no aprenden de la historia están condenados a repetirla.

Fabian Lindner estudió ciencias políticas y economía en Alemania y Francia. Trabaja como economista en el Instituto de Política Macroeconómica (IMK) de la Fundación Hans-Böckler y redacta la bitácora "Herdentrieb" en el semanario alemán Die Zeit.
 
http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4597

Dan

  • Espabilao
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 640
  • -Recibidas: 1846
  • Mensajes: 294
  • Nivel: 23
  • Dan Con poca relevanciaDan Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #21 en: Noviembre 28, 2011, 09:10:19 am »
Un apunte: Tanto en Republica checa como en Croacia se hablan lenguas eslavas, parecidas al ruso y con poca o ninguna relación con el alemán.

ciberecovero

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 159
  • -Recibidas: 357
  • Mensajes: 85
  • Nivel: 6
  • ciberecovero Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #22 en: Diciembre 01, 2011, 18:46:26 pm »
MIERCOLES 30 DE NOVIEMBRE DE 2011

La ruleta rusa alemana, Europa en juego

La Gran Depresión fue una serie de crisis que rebotaron de un lado a otro del Atlántico, cada una de las cuales se alimentaba de las anteriores, empezando por la contracción de la economía alemana que se inicio en 1928, por su dependencia del crédito extranjero y el peso de las indemnizaciones por la 1º Guerra Mundial, el gran crac de Wall Street de 1929, la cadena de pánicos bancarios sufridos por Estados Unidos a partir de finales de 1930 y la desintegración de las finanzas europeas en el verano de 1931.
En la Gran depresión, el PIB de las principales economías cayó un 25%, una cuarta parte de la población activa perdió su empleo, el sector bancario se contrajo un 40% y en muchos países el sistema bancario se desplomó. Casi todos los deudores soberanos  incurrieron en impago, incluida Alemania, la tercera mayor economía mundial en aquella época. Desde entonces ninguna otra crisis económica se ha acercado siquiera a aquel cataclismo…hasta ahora.

La crisis económica comenzada en 2007 continúa, azotando en estos momentos especialmente a los países periféricos de la Unión Europea. Algunas de sus causas se atribuyen a la desregulación desenfrenada que empezó en la década de los ochenta, con Margaret Thatcher y Ronald Reagan al frente de Inglaterra y Estados Unidos respectivamente, y a la derogación de la Ley Glass- Steagall. Sucesivos escándalos como los de la Enron o la burbuja de las puntocom fueron solo un presagio de lo que acontecería con la crisis subprime y Wall Street en el 2007 la captura de las instituciones del Estado (reguladores, Congreso, Poder Ejecutivo) por parte de lobbies empresariales y financieros, llevó al premio Nobel de economía Joseph Stiglitz a decir que: “los banqueros primero utilizaron su dinero y su influencia política para comprar la desregulación, luego para obtener el salvamento masivo y, finalmente el statu quo para impedir una re-regulación eficaz”.

Alemania se benefició durante años de la política económica europea. Cuando peor le iba, la eclosión de sus exportaciones no se dirigió hacia Asia ni EE UU, sino hacia Europa.
El euro ha sido una mina de oro para Alemania, el superávit comercial de Alemania con la eurozona creció de los 63,8 miles de millones de euros en 2002 a los 139,9 miles de millones en 2009. En 2010 el superávit total de Alemania ascendió a 117,6 miles de millones de euros. Esto significa que el superávit con los países de la eurozona financió el déficit con otros países, especialmente Rusia y China. Este proceso trajo consigo que los países más “débiles” en las economías del euro tuvieron que asumir una deuda exterior creciente.

La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional exige que los países europeos con problemas, los denominados PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia, España) pongan en marcha fuertes recortes en los salarios, los gastos sociales y las pensiones, reduzcan el empleo público y privaticen propiedad pública para pagar la deuda. Esto es una exigencia de una política de deflación que va a llevar a una menor demanda y producción, un aumento del paro, ingresos fiscales más bajos, más pobreza y una creciente desesperación en la población.

Se nos dijo que fue una crisis financiera y que por eso los gobiernos de ambos lados del Atlántico se concentraron en los bancos. Se nos aseguró además que rescatarlos con dinero público era algo temporal necesario para pasar el mal momento, hasta que el sector financiero se recuperara y resurgiera el crédito privado. Pero la lluvia de liquidez sobre la banca no ha servido, los bancos no prestan, se dedican a desendeudarse. Mientras el sector bancario tiene otra vez su rentabilidad y sus bonificaciones, el crédito no se ha recuperado, a pesar de que los tipos de interés a corto y largo plazo están en mínimos históricos.

En estas condiciones cuando la demanda privada es anémica, cuando ni siquiera hay crédito, solo el sector público puede dar un volantazo para evitar la agonía. Así lo hizo Japón en los noventa, y el mundo entero tras la quiebra de Lehman Brothers. Como explicó Richard Koo, economista jefe de un banco de inversión japonés en una entrevista "Esa reacción suele ser automática. Luego llega lo dificil, el momento del pánico. En 1997 Japón cometió un error fatal, se asustó del abultado déficit en un país envejecido, estancado, sobreendeudado. Entonces puso en marcha un duro plan de austeridad y subió los impuestos. ¿Les suena familiar?"

Si estas medidas no van paralelas a la creación de empleo, al impulso del crecimiento, a incentivar la innovación y el emprendimiento, la situación será muy complicada.
Dichas medidas deberían ir acompañadas de la  flexibilización del trabajo en empresas con dificultades, aplazamientos de las obligaciones, y eliminación de multas y recargos por retrasos en pagos.

Casi dos años después de la crisis europea, debería ser obvio que obligar a los países débiles para seguir recortando sus presupuestos sólo empeorará las cosas, provocará una recesión más profunda que hará más difícil para estos países crecer, aumentar los ingresos y pagar el montaje de sus deudas. La austeridad dará lugar a un bucle de retroalimentación vicioso en el que la recesión amplía el déficit presupuestario, la deuda pública crece y se alimenta la oposición popular a la austeridad y a la reforma.

Esto no puede continuar durante mucho más tiempo. La señora Merkel debe darse cuenta de que Alemania no es inmune al declive de Europa.

Sin un cambio radical por parte de los lideres europeos y del BCE, organización independiente que tal vez pueda brindar un alivio inmediato como prestamista de última estancia, amortiguando la recesión a corto plazo, la moneda única podría romper en cualquier momento.

La zona euro no funciona, y a menos que la eurozona se mueva hacia una mayor integración económica, política y fiscal, sin duda dará lugar a rupturas
Cualquier sobresalto, desde el fracaso de un gran banco a la caída de un gobierno, subastas de bonos sin valor o una revolución social, podría provocar la desintegración de la Unión Europea, que bien podría romperse en pedazos diferentes, o en un gran bloque en el norte y una Europa del sur fragmentada.

Además, incumplimientos generalizados de las obligaciones de pago en la periferia eliminarían una gran parte de la riqueza de Alemania y comenzaría una cadena de quiebras bancarias que convertirían la recesión en depresión. Dada la importancia enorme de Europa en la economía mundial, la crisis amenaza a los países de todo el mundo.
 
Los líderes de la mayoría de los países de la zona euro parecen no haber comprendido las consecuencias del fracaso, hay mucho en juego. Es el momento de que los alemanes devuelvan a los europeos el favor que les hicieron cuando las cosas les iban mal, cuando disfrutaron de tipos bajos y de la flexibilidad que ahora ellos no conceden a sus socios.
Conforme más tiempo se deje pasar, más duro y más largo será el camino hacia la recuperación.

http://aldeaspotemkin.blogspot.com/2011/11/la-ruleta-rusa-alemana-europa-en-juego.html?spref=tw

Eneko Aritza

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 39
  • -Recibidas: 689
  • Mensajes: 117
  • Nivel: 10
  • Eneko Aritza Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #23 en: Diciembre 01, 2011, 18:56:36 pm »
Angela Merkel y el sueño de Hitler

Manuel Navarrete
Rebelión


A ciertos medios de comunicación les encanta hacer flash backs hacia las deformaciones burocráticas y antidemocráticas de los “enemigos de la libertad” soviéticos o cubanos. Sin embargo, nos narran con total naturalidad el actual surgimiento de un “Merkozy”, es decir, de un liderazgo europeo por parte de Francia y, especialmente, Alemania.

Poco parece importarles que en ningún lugar se haya decidido o votado que dos presidentes (por no decir una sola) deban autoproclamarse líderes de la Unión Europea. Tampoco ven nada sospechoso en el hecho de que el banco yanqui Goldman Sachs esté colocando a sus directivos al frente de los poderes políticos europeos. Como Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, o como Mario Monti, nuevo presidente italiano, sin olvidarnos del nuevo Primer Ministro griego, Lucas Papademos.

A estos mass media, además, les resulta muy antidemocrático que indios de origen humilde como Evo Morales o Hugo Chávez gobiernen en sus países, cuyas respectivas elecciones han ganado; sin embargo, no tienen el menor problema en aceptar gobiernos de banqueros que, como estos, no han sido votados por nadie, sino impuestos por “los mercados”.

¿Por quiénes?, se preguntarán algunos. Es fácil. Los países socialistas se equivocaban: ¿qué es eso de exhibir una burocracia pública, conocida por todos, que da discursos políticos incendiarios en la Plaza Roja y rinde cuentas ante la sociedad? Mejor hablar de unos espectrales “mercados”, cuya impersonal voluntad, como la de un nuevo dios, ha de cumplirse siempre automáticamente, aunque sin saber demasiado bien por qué. Mejor no desvelar que, en esta nueva Edad Media, detrás de eufemismos tales como “los mercados” no se esconden dioses, sino personas muy concretas y demasiado humanas, con nombres, apellidos y dedicaciones tan nobles como banqueros, grandes empresarios, propietarios de fondos de pensiones privados o dueños de agencias de calificación de riesgos (que harán descender el rating de los países díscolos que se nieguen a privatizarlo todo, para, a modo de profecía autocumplida, provocar un encarecimiento de sus futuros préstamos, incrementando drásticamente su deuda).

Pero, al parecer, no hay nada de antidemocrático en ello. En Grecia o Italia “los mercados” imponen “gobiernos técnicos”. O, en otras palabras, banqueros de Goldman Sachs que, como decimos, no han sido votados por nadie gobernarán a partir de ahora dichos Estados de manera más directa aún que antes. Ahora bien, esta dictadura del capital no es una cuestión ideológica o política. No, no. Es que son gobiernos “técnicos”, que “técnicamente” decidirán que recortemos en gasto público y hagamos descender los impuestos directos (especialmente para los tramos más altos del IRPF). Lo cual pone de manifiesto la gran imparcialidad de estos banqueros… o “técnicos”, como se les llama ahora. Pero entonces ¿para qué podría servir la soberanía de unos pueblos carentes de los conocimientos técnicos necesarios para decidir nada? ¿Quién, si no un técnico, está capacitado para arreglar una máquina, la europea, que ha dejado de funcionar? ¿Quiénes, si no los banqueros, están capacitados para gobernar? Es más: ¿existe algo más aristocrático (quise decir democrático) que esto?

Son preguntas que jamás se harán periodistas tan supuestamente críticos como Ana Pastor o Ernesto Ekaizer. Porque para ellos no hay nada antidemocrático ni que huela a podrido en la UE. No es antidemocrático que Merkel decida en solitario rechazar los eurobonos (propuesta defendida por casi la totalidad de los países restantes) o fuerce un Pacto del Euro que obliga a modificar (neoliberalizar) las constituciones de los Estados miembros (debates y votaciones descartadas por anticuadas, desfasadas y poco “técnicas”, claro está). Tampoco es antidemocrático que el Banco Central Europeo, que lógicamente emite todos los euros que existen (un dinero que, no lo olvidemos, no es más que el equivalente general del mundo de las mercancías, esto es, de la producción de los trabajadores), preste ese dinero a los bancos a un 1% de interés, para que estos, a su vez, se lo presten a los Estados a un 4%. ¿Y por qué no lo prestan directamente a los Estados?, se preguntarán hasta los niños de 2 años, poco imbuidos aún del espíritu “técnico”. ¿Por qué ha de existir una casta parasitaria situada ahí en medio, o, en otras palabras, por qué ha de existir la banca privada? ¿Por qué los países han de asumir deudas cuatro veces más asfixiantes que la que contraerían si el BCE efectuara los créditos sin intermediarios? La respuesta a estas tres preguntas es tan sencilla como obvia: porque es necesario para que una pequeña élite viva en la más obscena opulencia. Lo que constituye otro ejemplo de democracia occidental (eso sí, nada ideológica sino puramente “técnica”).

El caso es que el sueño de Hitler, a la postre, se ha realizado. Y no sólo porque Alemania ordene y mande en Europa a punta de deuda pública y préstamo bancario (aunque esta vez con Francia, y no Italia, como escudera), sino porque tenemos al fin a una pequeña minoría, a una raza superior de hombres (los banqueros) ante los cuales, por algún extraño motivo, la humanidad entera ha de postrarse y suplicar clemencia. Si es necesario que un Estado, como el español, se endeude para salvar el tren de vida de la raza superior inyectándole dinero público, pues se hace y ya está. El Estado, mientras envía a sus cuerpos de seguridad a desahuciar familias que no pueden afrontar las hipotecas (pues esta vez el campo de concentración está fuera de las cuatro paredes, y no dentro), asume en cambio la deuda privada de esos desafortunados banqueros, aunque eso condicione el futuro mismo de las próximas generaciones. Esa es su (también “técnica”, como el gas Zyklon B) neutralidad.

Pero, ¿cómo comparar esto al III Reich?, clamarán algunos, visiblemente ofendidos. Y tienen razón: es incomparable. Sobre todo porque entonces existía una poderosa izquierda política opuesta al sueño de Hitler, mientras que ahora, incluso una parte de la izquierda extraparlamentaria (no digamos ya la institucional) continúa imbuida por el mito de un “modelo social europeo” que nunca existió. O por el prejuicio inducido de que no podemos salir de la UE ni del euro, ya que fuera de ellos sólo existe el infierno.

No parecen afectados porque cada día capas más amplias de la población comprendan que la UE es (y fue siempre, desde el propio Tratado de Maastrich en 1992) un proyecto capitalista e imperialista en sí mismo; un arma supraestatal con la que imponer recortes y retrocesos sociales a los pueblos trabajadores europeos, suprimiendo la capacidad de los gobiernos nacionales para realizar otras políticas que no sean las de flexibilidad, desregulación y precariedad laboral. Ni por el hecho de que, indudablemente, la primera medida que un gobierno con pretensiones revolucionarias (o incluso reformistas) tendría que tomar, de alcanzar el poder hoy en día en cualquier país europeo, sería la salida de la UE.

Afortunadamente, cada vez son más los que se adhieren a otra izquierda: la que no avala el sueño de Hitler, ni siquiera en su versión “progresista”. Es decir, la que no propone otras inútiles “salidas técnicas” (aunque en clave keynesiana esta vez), como los eurobonos o las “agencias de calificación europeas”, frente a lo que es una crisis estructural del propio capitalismo, y no únicamente de su versión desregulada (para ser exactos, la versión desregulada fue una huida desde la regulada, por lo que volver a aquello de lo que se huía, es decir, a la caída de la tasa de ganancia, no solucionaría nada). La izquierda que, por el contrario, propone una salida política: el abandono del euro y de la Unión Europea, dentro de un programa de recuperación de la propiedad social sobre los recursos y de conquista de la autodeterminación, de la soberanía popular. Porque la máquina europea no ha dejado de funcionar en ningún momento, sino que éste es precisamente su más perfecto funcionamiento, en tanto que instrumento de la clase dominante, por lo que se trata de parar y destruir la máquina, no de sustituir algunas de sus piezas. Y la izquierda que, en consecuencia, trabaja en pos de una acumulación de Poder Popular enmarcada en un proceso de acentuación de la lucha de clases y de pelea por el socialismo, sobre la premisa de aquello mismo que propuso Fidel Castro, allá por los años 70, ante la crisis de la deuda en América Latina: sencillamente, negarse a pagarla.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=140429

ciberecovero

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 159
  • -Recibidas: 357
  • Mensajes: 85
  • Nivel: 6
  • ciberecovero Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #24 en: Febrero 10, 2012, 14:01:02 pm »
Sueldos de un euro a la hora en el ‘milagro’ laboral alemán

* La gran solución laboral alemana está en el auge de los contratos con bajos salarios
 
* Crece la desigualdad por el aumento de los trabajadores “pobres" en el país teutón
 
* Alemania reforma el mercado de trabajo a medida que Europa lo desregula



Anja lleva seis años encadenando contratos para limpiar y lavar platos por dos euros la hora. Vive en la ciudad alemana de de Stralsund, una atractiva y pintoresca ciudad costera. Se sorprende cuando los periódicos alemanes hablan del "milagro laboral" del país. En un pequeño apartamento de la misma ciudad un hombre de 50 años asegura: “Mi empresa me explota”. Habla sentado en la cocina de su pequeño apartamento situado al este de Stralsund. "Si pudiera encontrar algo mejor, ya me habría ido", añade. Anja, que prefiere no dar su nombre completo por miedo a ser despedida, tampoco puede permitirse ir a los cafés de su ciudad.
 
La moderación salarial y las reformas del mercado laboral han reducido la tasa de desempleo en Alemania hasta el nivel de hace 20 años. El modelo alemán se cita a menudo como un ejemplo para los países europeos que tratan de reducir el paro y ser más competitivos. Pero los críticos aseguran que las reformas que ayudaron a crear puestos de trabajo también ampliaron y afianzaron un sector de trabajos temporales y mal pagados, que aumentaron la desigualdad salarial.

Los datos del Departamento de Trabajo alemán muestran que los contratos con salarios bajos crecieron tres veces más rápido que otro tipo de empleos entre 2005 y 2010. Eso explica por qué el milagro laboral "no ha provocado que los alemanes gasten mucho más de lo que hacían antes”. En Alemania, que carece de un salario mínimo nacional, hay sueldos que pueden estar por debajo de un euro la hora, sobre todo en las regiones de la antigua Alemania del este. "He visto gente que ganaba solo 55 centavos de dólar a la hora", afirma Peter Huefken, jefe de la agencia de empleo de Stralsund, el primero en demandar a los empresarios por pagar tan poco. Huefken está animando a otras agencias de empleo a seguir su ejemplo.
 
El Eurostat revela que los trabajadores en Alemania son menos propensos a la pobreza que sus vecinos de la eurozona. Pero el riesgo ha aumentado: un 7,2% de los empleados ganaban tan poco que estaban cerca del umbral de la pobreza en 2010, frente al 4,8% en 2005. Aun así, es menor que la media de la eurozona, donde el 8,2% de los trabajadores están cerca del umbral de la pobreza.
 
El número de los llamados “trabajadores pobres” ha crecido más rápido en Alemania que en el resto de países con la moneda común. En respuesta, mientras otros países europeos se apresuran a desregular, Alemania va hacía una nueva regulación. El gobierno conservador de Angela Merkel trata de diluir los efectos de las reformas aprobadas por su predecesor, el socialdemócrata del SPD Gerhard Schroeder. Y lo hace un año y medio antes de las próximas elecciones federales, cuando se espera que Merkel busque su tercer mandato consecutivo.
 
Reformas precoces
 
El contraste entre los niveles récord de empleo en Alemania y la grave situación en otros países de Europa es notable. El año pasado, el número de contratados en Alemania superó por primera vez la barrera de los 41 millones de trabajadores. La tasa de paro se ha reducido constantemente desde 2005 y ahora se sitúa en solo el 6,7%, frente al 23% en España y el 18% en Grecia.
 
Ha sido una dura batalla desde que el paro alemán alcanzara su punto máximo tras la reunificación en 1990. Entonces, muchas empresas de la Alemania del este naufragaron en una sociedad de libre mercado cuando cayó el Muro de Berlín. El paro se fue por encima del 20%. La globalización puso a la economía alemana, dependiente de las exportaciones, bajo serias presiones competitivas, y les obligó a adaptarse rápidamente a la nueva situación. En 2003, Alemania se embarcó en un sistema de reformas que fueron calificados como el mayor cambio en el estado de bienestar desde la Segunda Guerra Mundial. Mientras, muchos de los países vecinos se movían en la dirección opuesta: Los socialistas franceses introdujeron la semana de 35 horas y pusieron en marcha los salarios mínimos. Por contra, los socialdemócratas alemanes del SPD desregularon el mercado laboral y aumentaron la presión sobre los desempleados para que buscaran trabajo.Sindicatos y empresarios pactaron una moderación salarial a cambio de seguridad en el empleo y crecimiento. Un modelo laboral flexible y subvenciones del Gobierno redujeron las horas de trabajo para permitir a los empresarios ajustarse al ciclo económico sin necesidad de contrataciones ni despidos.
 
A partir de 2005, el desempleo comenzó a caer y se acercó a los niveles anteriores a la reunificación. En otras partes de Europa, los gobiernos se enfrentan ahora a altas tasas de paro emprendiendo reformas laborales. El presidente de Francia, el conservador Nicolas Sarkozy, ha citado repetidamente en los últimos meses las reformas de la “Agenda 2010” que Schroeder puso en marcha como un ejemplo para su país. Las reformas laborales que se están introduciendo en España y Portugal tienen muchos puntos en común con el sistema alemán.
 
El sector con salarios bajos más importante de Europa

 
El crecimiento del empleo en Alemania se ha debido fundamentalmente al aumento del modelo de bajos sueldos y a las agencias de trabajo temporal, impulsados por la desregulación y la promoción de la de flexibilidad y a los contratos de bajos ingresos, subvencionados por el Estado, llamados mini-jobs. El número de trabajadores con contrato indefinido de salarios bajos –definido como aquellos que ganan menos de dos tercios de los ingresos medios-- se elevó un 13,5% hasta los 4,3 millones entre 2005 y 2010. Un crecimiento tres veces más rápido que otra modalidad de empleo, según el Departamento de Trabajo. Los empleos las empresas de trabajo temporal alcanzaron un récord en 2011 con 910.000 puestos de trabajo --el triple que en 2002, cuando Berlín comenzó la desregulación--.
 
Los economistas aseguran que la intención de Schroeder fue lograr una rápida expansión de estos sectores (salarios bajos y trabajos temporales) para conseguir la incorporación al mercado laboral de trabajadores pocos cualificados y desempleados de larga duración. En 2005, el último año de Schroeder como canciller, presumió en el Foro Mundial de Davos: "Hemos construido una de los mejores sectores de salarios reducidos de Europa". Siete años más tarde, los empresarios alaban las reformas que les permitieron crecer con minijobs y trabajos temporales.
 
“El argumento de los sindicatos de que los (mini) empleos provocan que las condiciones de trabajo sean más precarias en Alemania no es válido ", dijo Mario Ohoven, jefe de la asociación "Mittelstand" de pequeñas y medianas empresas. Ohoven, asegura que este tipo de empleos fueron particularmente populares entre las mujeres y los estudiantes que trataban de ganar algo de dinero extra. Por su parte, Juergen Wuttke, de la patronal BDA, indica que las reformas ofrecieron a las compañías una mayor flexibilidad y la capacidad para contratar a más gente con baja cualificación y de baja productividad.
 
Fritz Engelhardt, que dirige un pequeño hotel de tres estrellas en el sur-oeste de la ciudad de Pfullingen, señala que cuenta con dos trabajadores con minijob que le ayudan durante el fin de semana y hacen pequeños recados. "Mucha gente en el sector de la restauración tratar de hacer frente a los picos de trabajo del fin de semana o cuando tienen eventos especiales mediante los minijobs", añadió Engelhardt. "En las grandes cadenas, los hoteles pueden utilizar a la plantilla de una filial, pero para las empresas pequeñas y medianas los miniempleos son cruciales para su propia existencia".
 
Incluso las grandes multinacionales alemanas se acogen a estas nuevas formas de empleo para lograr mayor flexibilidad. Adidas, el segundo mayor fabricante mundial de ropa deportiva, y la cadena de supermercados Kaufland, que forma parte del mismo grupo que la cadena de descuento Lidl, se valen de mini-empleos para llenar las vacantes de personal cuando el negocio lo requiere.
 
Los datos de la OCDE reflejan que en Alemania los contratos con salarios bajos son el 20% de los trabajos a tiempo completo, frente al 8,0% en Italia y un 13,5% en Grecia. Los críticos creen que las reformas de Alemania han supuesto un alto precio ya que arraigó firmemente el sector de sueldos bajos y deprimió los salarios, lo que llevó a un mercado laboral de dos niveles. Las nuevas categorías de bajos ingresos, puestos de trabajo subvencionados por el Estado ---un modelo que está siendo considerado en España -- han demostrado ser especialmente problemáticos. Algunos economistas señalan que son contraproducentes. Fueron creados para ayudar a aquellos que eventualmente tenían malas perspectivas de empleo se reintegraran en el mercado laboral, pero las encuestas muestran que para la mayoría de la gente no condujo a ninguna parte.
 
Los empresarios tienen pocos incentivos para crear trabajos a tiempo completo normales si existe la posibilidad de emplear a trabajadores con contratos flexibles. Uno de cada cinco puestos de trabajo es ahora un “mini-trabajo”, en los que los trabajadores ganan un máximo 400 euros al mes libres de impuestos. Para casi cinco millones de trabajadores este es su principal empleo, que requiere financiación de fondos públicos. "Los empleos a tiempo completo normales se están dividiendo en mini-empleos”, indicó Holger Bonin del ZEW, un think tank con sede en Mannheim. Y no hay mucho que hacer para impedir que los empresarios paguen poco con minijobs puesto que saben que el Gobierno les va a apoyar y además no hay un salario mínimo legal.
 
Los sindicatos y los empresarios en Alemania optan tradicionalmente por pactos salariales colectivos, bajo el argumento de que un salario mínimo legal podría suprimir puestos de trabajo. Pero estos acuerdos sólo afectan a algo más de la mitad de la población empleada y, además, pueden ser evitados. "Muchos de mis amigos trabajan como carpinteros, pero las empresas los registran como conserjes en sus contratos para evitar el pago del salario negociado en el convenio colectivo ", asegura un parado de 33 años de edad, que prefiere no dar su nombre. La desregulación de las empresas de trabajo temporal también ha dado a los empresarios menos incentivos para contratar a trabajadores de plantilla con contratos con una protección de empleo y un salario decente. A los trabajadores temporales se les paga menos que al personal de plantilla alemán. Los bajos salarios de los miniempleos y una mayor presión sobre los desempleados para conseguir un trabajo han tenido un impacto deflacionario en los salarios en todos los sectores, según algunos economistas.
 
Mientras la desigualdad salarial, que solía ser tan baja en Alemania como en los países nórdicos, ha aumentado considerablemente durante la última década. Los trabajadores con sueldos bajos ganan menos respecto a la media en Alemania que en el resto de países de la OCDE, excepto en Corea del Sur y los Estados Unidos. "Los pobres han perdido claramente a la clase media, más en Alemania que en otros países ", asegura el economista de la OCDE Isabell Koske. La caída de los salarios y la inseguridad laboral han mantenido un tope en la demanda doméstica, el talón de Aquiles de la economía alemana que depende de las exportaciones, pese a la exasperación de sus vecinos. “La demanda de importaciones es baja, a pesar de que Alemania tiene uno de los mejores resultados de la zona del euro y podría contribuir más a un mejor desempeño de sus países socios ", dijo Ekkehard Ernst de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
 
Con la inminencia de las elecciones de 2013 y los vecinos europeos quejándose por los desequilibrios comerciales, los líderes de Alemania, han puesto el asunto de los bajos salarios en su agenda. La canciller Merkel tiene previsto introducir un salario mínimo para los sectores que aún no tienen uno y el ministro de Trabajo, Ursula von der Leyen, prevé lanzar una campaña para que los trabajadores temporales se les pague tanto como a los de plantilla.
 
“El hecho de que tengamos un gobierno conservador que está discutiendo el establecimiento de un salario mínimo, es un hecho que dice algo", señaló Enzo Weber, del Instituto alemán para la Investigación de Empleo (IAB). “Cualquiera que sea el gobierno que venga a continuación, las medidas que aplique para hacer más flexible el mercado laboral no irán al mismo ritmo. Hemos llegado a un punto crítico y no creo que vaya a ir más allá". Ekkehard Ernst de la OIT considera que Alemania sólo puede esperar que otros países europeos no emulen sus políticas salariales deflacionarias, ya que la demanda caerá: "Si todo el mundo hace lo mismo, no habrá nadie a la izquierda de la exportación

http://economia.elpais.com/economia/2012/02/09/actualidad/1328790777_303626.html

scytal

  • Espabilao
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 916
  • -Recibidas: 1502
  • Mensajes: 324
  • Nivel: 41
  • scytal A veces destacascytal A veces destacascytal A veces destacascytal A veces destaca
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #25 en: Marzo 04, 2012, 20:45:32 pm »
Es curioso estaba leyendo un artículo del Executive Intelligence Review de Lyndon Larouche de 1999 sobre el Euro y exceptuando lo que marco en rojo no iba nada mal encaminado:

Citar
The euro will crash like Icarus

The new single European Union (EU) currency, the euro, set to be launched on Jan. 1, 1999, will be introduced in two stages: initially for interbank and other electronic transactions; and, as of Jan. 1, 2002, for everyday private transactions, as coins and banknotes. A“new era” will begin, the governments and the majority of leading politicians in the 11 EU countries that will be the initial members of the full European Monetary Union (EMU), keep saying. They say that the single European monetary market will be safe from speculation among today’s EU currencies and against outside speculators, and that it will eliminate tens of billions of transaction costs required for changing one European currency into another.

 At first sight, the single European monetary market appears to be a bulwark, just byits sizeand its“warchest” of $250-300 billion, against big speculators like George Soros. But by statute, the EMU is an integral part of the global monetarist system; it does not ban speculation, which means that whoever wants to work, as an inside proxy,withoutside speculators, willbe able to do so. The European Central Bank(ECB), in Frankfurt, will have no other tools at hand to deal with the global financial and economic crises, han the usual arsenal of instruments provided by monetarist theory: raising or lowering interest rates, devaluing or upvaluing currencies, reducing or expanding themoneysupply, and so on.

The EMU will be a big vessel on the global ocean of capital flows, but it will be less flexible than a smaller vessel of the type that sailed when monetary policies were still a privilege of individual national governments. ECBCouncil decisions will be mandatory for all 11 member-countries of the EMU, no matter what their particular economic and financial situation. Lacking fine-tuned instruments, the ECBwill make no distinction between collapsing industrial regions and taxexempt entertainment parks. Worse, the ECB will be the watchdog over the budgets of the 11 member governments, seeing to it that the tight EMU criteria for balanced budgeting are not missed. The national governments will not be permitted to create “imbalances” in the budget, to fund job-creation and other state programs. EMU governments will have to pay heavy penalties, in the range of several billion dollars, if they fail to meet the criteria.

The most vulnerable EMU flank, however, is the continuing effect of the global economic collapse on European exports and investments outside the EMU. Within the budget deficits permitted under the EMU criteria, governments have no breathing space to intervene to revitalize their economies. Governments will be forced to watch, as companies, banks, and other institutions default, as millions more workers lose their jobs. The governments will be as helpless against the global depression as any weak, unstable developing sector regime, and European and non-European investors alike may find the euro as weak as the Indonesian rupiah at the peak of the first round of the Asian crisis in early 1998. As there are no capital controls in the EMU, the outflowof capital cannot be prevented.

Therefore, the European edition of the Wall Street Journal hit a raw nerve on Dec. 10, in an article headlined “Thinking the Unthinkable: Could EMU Fail?” The sub-head read: “Collapse Might Seem Like Armaggedon, Analysts Say.” Two days later, during a panel on theEMUin Berlin, Wilhelm Hankel, a former member of the German central bank council, made headlines with the sarcastic proposal to “rename the euro ‘Icarus,’ because it will crash, like he did.” This referred to the ancient Greek myth of Icarus, who tried to reach the sun with wings made of wax. As he got
closer, the heat of the sun melted the wax, and he crashed into the sea.

Hankel is one of four plaintiffs who challenged the euro before the constitutional court of Germany in January 1998, on the grounds that the EMU is against the German Constitution, because it destroys sovereignty in budget and monetary affairs. The court dismissed the case in April, but
skepticism against the EMU has not died down despite that legal defeat, and despite an election campaign that ignored the issue while the government propagandized massively for the EMU.

A speech by German metal workers chairman Klaus Zwickel, at the European Metal Workers Federation convention in Frankfurt on Dec. 9, reflects growing uneasiness among labor about the monetary union project. He threatened that labor will withdrawal its support for theEMU,should
the monetarist project fail to create jobs for the 8 million registered, and 9 million more unregistered, jobless in the EU.(8 millones de parados?, hoyga ni que estuviesemos hablando solo de España) Also, the German labor union of the banking sector warned on Dec. 14 that the “synergistic” effects of bank mergers in the EMU will kill 100,000 jobs—24% of all jobs in that sector.


Lo gracioso es que fuese un Alemán quien denunciase la perdida de soberanía de la Unión Monetaria.
« última modificación: Marzo 04, 2012, 20:47:19 pm por scytal »

ciberecovero

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 159
  • -Recibidas: 357
  • Mensajes: 85
  • Nivel: 6
  • ciberecovero Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:EL IV REICH
« Respuesta #26 en: Marzo 21, 2012, 10:32:49 am »
Las mentiras del Sr. Sinn sobre esos vagos países del Sur

Hay un empeño en dividir la UE entre “buenos” y “malos”, entre “trabajadores” y “vagos” y Target2 es el penúltimo instrumento de esa manipulación. Que esto lo haga la prensa alemana es normal, pero que lo hagan los economistas preocupa porque solo consiguen engañar a la población. 

Target2 es el sistema que compensa los pagos en el Eurosistema. Se compone de un sistema de pagos (en el que cada participante tiene una cuenta para recibir-realizar pagos) y el sistema de liquidez en el que los bancos centrales proporcionan crédito a cambio de colateral (deuda pública) a “sus” entidades financieras. Más de 4.000 entidades financieras y 23 bancos nacionales usan Target2, entre ellos, el Banco de España, el Buba, el Banco de Italia...Target2 es un sistema para entidades y bancos centrales. No para los Estados.
 
Antes de la aparición del Target2, la transferencia entre cuentas se hacía deduciendo y acreditando las cuentas de las entidades que tienen en el Banco de España a través de su Servicio de Liquidación. Ahora, con la UME, se realizan entre los bancos centrales nacionales en el BCE a través del Target2. Si un español compra un BMW en Alemania, transfiere el dinero desde su cuenta en el Banco Español a la cuenta de BMW en el Bank Deutsche, pero la transferencia no se hace directamente entre entidades.
 
Es el Banco de España quien intermedia en la operación, junto al BCE, y contrae un pasivo contra el BCE a través del Target2 (y un activo contra la entidad española) y el Buba obtiene un activo contra en BCE en el Target2 (y un pasivo a favor de la entidad alemán en su cuenta en el Buba). Target2 genera un depósito en la cuenta del Bank Deutsche en el Buba y substrae la cuenta del Banco Español en el Banco de España. El Buba tendrá una deuda en la cuenta del Bank Deutsche y el Banco de España un debito en la cuenta del Banco Español. Al final de cada día, ambas posiciones se envían al BCE, quien a partir de entonces subscribe el riesgo de la operación.
 
Además, Target2 crea un apunte de deuda en la cuenta del Banco de España (que aparecerá en su balance como un pasivo en “Other liabilities within the Eurosystem”) y una de crédito en la del Buba (que aparecerá en su balance como un activo en “Other claims within the Eurosystem”). Target2 permite que las entidades tengan posiciones deudoras en el sistema mientras sigan teniendo colateral que colocar. Es decir, mientras las entidades financieras españolas sigan en la situación actual, el Estado español no puede dejar de emitir deuda para proporcionarles colateral.
 
El efecto de estos pagos-cobros es que el Banco de España reduce su “base monetaria” mientras que el Buba aumenta la suya, transfiriendo dinero desde el sistema bancario español al sistema alemán. Un aspecto clave del Target2 es que, a diferencia de la Fed, la política monetaria la fija el BCE pero su implementación la hace cada Banco Nacional, que se preocupa de las entidades de su país, “dando la cara” por ellas ante el resto de los bancos centrales.
 
Si el Banco Español tiene un crédito con el Bank Deutsche y el Banco Español impaga, el responsable último del pago es el Banco de España. Da igual que se rescate o no a las entidades porque al final ustedes van a pagar sus deudas de una forma u otra. Nadie se preocupaba por Target2 cuando las cosas iban “bien” en la UME. Pero la UME no se quiso crear como una Área Optima y los “errores” de su creación solo esperaban la oportunidad para hacerse visibles.
 
Target2 es un sistema de transferencia de fondos de unos bancos centrales a otros. Si hay más bancos centrales con déficits que con superávits, los desequilibrios en Target2 aumentarán, de forma que los bancos centrales con superávits los canalizan hacia los bancos centrales con déficits.
 
Hay un pequeño detalle en este sistema y es que no hay límite en las deudas y posiciones acreedoras de los bancos centrales en el Target2, salvo la cantidad de colateral que el BCE acepta y que los bancos comerciales de los Países del Sur pueden pedir a sus bancos centrales para recibir fondos del BCE.
 
En el 2007 aparece esa oportunidad. Estalla la crisis y las vías para financiarse las entidades de los Países del Sur se cerraron (interbancario, repos y papel comercial) con lo que acudieron a financiarse al BCE. Como resultado, desde el 2007, el Bundesbank acumula €325.000 millones en posiciones acreedoras en Target2, mientras los pasivos del Banco de España, el de Portugal, el de Italia…en el Target2 no han dejado de aumentar hasta los €340.000 millones.

Pero, ¿por qué aparecen los desequilibrios del Target2? ¿Quién le debe a quién?
 
Por desgracia, aquí es donde entran la ideología y la mala fe. Según Hans Werner Sinn, los desequilibrios del Target2 aparecen por el exceso de gasto de los vagos de los Países del Sur (que le “deben” a Alemania y le “roban” fondos que las entidades alemanas no pueden prestar a sus ciudadanos) y sus excesivos “Estados del Bienestar”. Alemania está rescatando a España de su quiebra.

El Sr. Sinn es el IFO. El mismo que dice que mientras Alemania se sacrificaba los ciudadanos del Sur gastaban, que dice que el Estado del Bienestar es lo que provoca que aumente el desempleo y que tiene la solución al problema que son los españoles para la UE.

El problema es que su opinión importa en Alemania. El Sr. Sinn sigue la Escuela del Ordoliberalismo (similar a la austriaca) y que impregna la política alemana desde el Pacto de Estabilidad y Crecimiento alemán de 1967, antecedente del Pacto de Estabilidad de la UE de 1996 (nota: el Pacto de 1967 está dedicado a los que creen que la Historia no se repite ni que Alemania manda en esta UE).

La posición del Sr. Sinn es peligrosa porque es falsa, porque crea animadversión en la opinión pública alemana contra la del Sur y porque al no querer identificar el problema propone soluciones erróneas que acaban en ajustes para los ciudadanos que no solucionan nada.
 
Entonces, ¿por qué aparecen los desequilibrios? ¿Quién le debe a quién? Lo primero que hay que recordarle al Sr. Sinn es que los pasivos del Target2 ni son préstamos a ciudadanos ni préstamos a gobiernos. Son posiciones de los bancos centrales por pagos entre entidades financieras privadas.
 
Según el Buba, los desequilibrios se producen a partir del 2007 porque los clientes de los bancos de los Países del Sur retiran fondos de sus cuentas y los depositan en las entidades alemanas, las cuales no los prestan a las entidades de los Países del Sur en el interbancario al desconfiar de ellas. En el 2007, los bancos alemanes tomaron prestados €250.000 millones del Buba. En el 2010 solo €103.000 millones y prestaron menos a las entidades de los Países del Sur.

Es la decisión del Eurosistema (BCE) de dar liquidez a “sus” entidades para evitar que colapsen lo que ha provocado el aumento de los desequilibrios del Target2. En lugar de hacer responsable final de las deudas a las entidades, la UE lo hace a los Bancos Centrales Nacionales, es decir, a ustedes.
 
¿Son peligrosos estos desequilibrios del Target2? Según el Buba, No. Las pérdidas son posibles, pero solo si una entidad quebrara y su colateral no cubriera el pago.

En todo caso, el Buba tiene una posición acreedora contra el Eurosistema, contra el BCE, no contra en Banco de España. Si el Banco de España no pagara, el coste de la perdida se repartiría entre todos los bancos nacionales del Eurosistema. El Buba solo perdería dinero si el BCE se negara a pagarle.
 
Según el Protocolo del Sistema Europeo de Bancos Centrales, la pérdida del BCE debe compensarse con el capital y las reservas del BCE, de forma que cada Banco Nacional es responsable de las perdidas según su participación (Buba el 28%, Banque de France el 20%, Banca d’Italia en 18%, Banco de España el 12%...). Existe un riesgo para el Buba, pero es compartido por todos los bancos centrales.

Los Bancos Nacionales pertenecen a los Estados y sus pérdidas y ganancias tienen un efecto directo en las cuentas públicas de los Estados. Es decir, el Banco de España asume un riesgo endeudándose en el Target2 para ayudar a las entidades españolas y si están no pagan, el dinero saldría de su bolsillo.

El Buba ni ha rescatado ni rescatará a España

El BCE nunca se puede quedar sin dinero para prestar a las entidades o a otros bancos centrales. Nunca ha sido tan fácil a las entidades conseguir dinero del BCE. Nunca antes el BCE ha expandido su balance más fácilmente que ahora. Nunca el colateral que admite el BCE ha tenido menos valor que ahora.
 
Aunque lo diga el Sr. Sinn, el Buba ni ha prestado ni está rescatando a España. Según el Sr. Sinn, los desequilibrios del Target2 llevaran a que el BCE se pueda quedar sin dinero. Decir esto de un banco central emisor de su moneda es una idiotez que califica intelectualmente al que lo dice.

Los desequilibrios del Target2 son ilimitados, puede crecer lo que quieran y más dado que los bancos nacionales tienen la capacidad de crear euros sin límite. El LTRO los aumentan aún más a medida que las entidades de los Países del Sur piden prestados más fondos al BCE vía sus Bancos Nacionales, lo que hace que los balances de los Bancos Nacionales no dejen de crecer.

La evolución del Balance del Banco de España y su posición en el Target2 del 2010 al 2012 es clara: de €66.000 millones de préstamos a las entidades españolas a €152.000 millones en el 2012 y de €50.000 millones en Target2 en el 2010 a €196.000 millones.


Esta es la forma como las entidades españolas están sobreviviendo. Recuerden que la garantía de esos préstamos a las entidades son ustedes. Si las entidades no pagan, ustedes pagan.

Sr. Sinn, ¿no querías una UME? Pues entonces hay que estar “a las duras y a las maduras”. La UME se creó con múltiples “errores”, entre ellos la desigualdad entre las economías. El resultado fue la aparición y aumento de déficits y superávits por cuenta corriente en la UME.

Estos déficits se podían haber corregido en el 2002 pero la UE decidió no hacerlo. Existe una relación entre déficits por cuenta corriente y superávits por de capitales, pero Target2 no es responsable de los déficits. Solo es un mecanismo entre entidades y bancos centrales, no entre Estados.
 
Al apelar ahora a la falta de responsabilidad de los Países del Sur, el Sr. Sinn y el IFO recuperan el Dolchstosslegende que tan mala consecuencias trajo en 1939. Así no se arreglan los problemas. Si es que se quieren arreglar, claro.

http://www.cotizalia.com/opinion/desde-londres/2012/03/20/las-mentiras-del-sr-sinn-sobre-esos-vagos-paises-del-sur-6790/

Tags:
 


SimplePortal 2.3.3 © 2008-2010, SimplePortal